El embarazo como proceso vital, ¡conócete!

La maternidad es un proceso evolutivo y vital, propio del desarrollo psicobiológico humano, pero diferente de la época histórica y de la cultura en la que se de. Ser madre en la especie humana, excede solamente el hecho biológico, significando también un hecho social, cultural, histórico y psicológico/emocional. La maternidad es una una fase del desarrollo psicoafectivo de la mujer que supera ampliamente el acontecimiento biológico.

El embarazo es una etapa única en la vida de una mujer. Una etapa de gran transcendencia física y emocional tanto para la madre como para el bebé. Las emociones toman protagonismo, un viaje interno que la mujer experimenta con una potencia emocional importante. Un ir y venir hacia dónde queremos ir y estar, lo que queremos dejar y lo que nos queremos llevar para el camino. Un autoconocimiento que a veces hace daño, un “recalcular” que muchas veces sana, otras hiere… un viaje al insight que implica siempre una construcción interna diferente. Nace una madre.

Es un momento vital especialmente necesitado de apoyo psicosocial, cuidados físicos, bienestar físico y emocional y confianza en el propio cuerpo y sus recursos, necesidades poco comprendidas y satisfechas en la cultura occidental. Muchas mujeres, sin saberlo, se ven obligadas a seguir el ritmo postmoderno i etnocentrico de nuestra sociedad actual. Se ven obligadas sobre el yugo patriarcal a defender su feminidad con unos valores definidos por unos poderes masculinos. Nos olvidamos y no damos importancia a conectar con nosotras mismas y con nuestro bebé antes de nacer.

La Matrescencia es un término acuñado en 2008 por la psicóloga Aurelie Athan, para hacer referencia a la profunda transformación que conlleva la maternidad y facilitar que socialmente las mujeres reciban más apoyo y comprensión precisamente al convertirse en madres. En el embarazo, se da un proceso de poda neuronal y mielinización, representa un período vital de neuroplasticidad aumentada posiblemente mediada por los factores hormonales. Básicamente quiere decir un perfeccionamiento de algunas áreas y circuitos cerebrales. ¿Para qué? Para permitir, facilitar y favorecer los cambios de conducta requeridos en la nueva etapa: la conducta maternal en el caso de las embarazadas.

Las últimas investigaciones han puesto de relieve la gran importancia del estado emocional de la madre en el desarrollo psicobiológico del feto de las secuelas que pueden generar si no son reconducidas. La importancia de vivir el embarazo vivido desde el deseo y la consciencia. La maternidad implica una sucesión de secuencias complejas para la mujer, des de la pubertad, fecundación, embarazo, parto, lactancia, crianza, educación, separación.

Es por eso que el embarazo en una etapa en la vida de la mujer de gran transcendencia, una puerta abierta hacia el interior. Las mujeres deberían tener el derecho de vivir su embarazo plenamente y conscientemente desde todos sus niveles (físico, emocional, psicológico y espiritual). Muchas mujeres no poseen o desconocen los recursos y/o herramientas para hacer ese viaje.

La psicología perinatal ayuda a las madres y padres a vivir desde la felicidad, la tranquilidad y la aceptación este proceso vital. El área de Psicología Perinatal se convierte en un campo de trabajo fundamental para la prevención de lo patológico. Hoy en día ya sabemos, sin lugar a dudas, la importancia decisiva que tienen las primeras experiencias de vida en la salud de toda persona. Y sabemos además, que desde el momento en el que una familia  se plantea la maternidad y/o paternidad ya se pueden empezar a cuidar esas primeras experiencias para que todo sea suficientemente adecuado. Conocer la salud mental perinatal es fundamental porque aporta luz para abordar temas de gran relevancia social en el momento actual, como son los cuidados de los bebés, las bajas maternales y paternales, las custodias compartidas, los cuidados a los niños y niñas adoptados e incluso el debate sobre la gestación subrogada. Creemos que los bebés son individuos que no recuerdan su etapa perinatal, que empiezan a “funcionar” en el momento del parto. Los bebés son emocionales y psicológicamente activos desde su etapa perinatal. La memoria inconsciente tiene una influencia profunda sobre su desarrollo psíquico a largo plazo, y por tanto sobre la sociedad.

Igual que nos asesoramos en términos prácticos sobre necesidades en relación a la maternidad; qué ropa es cómoda, qué sujetadores son mejores para la lactancia, qué ejercicio he de hacer y cómo, qué ropa he de comprar para la primera puesta, qué muebles de la habitación del bebé necesito… es fundamental completarse a nivel emocional y psicológico para una etapa tan intensa como maternar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: