El embarazo consciente, maternidad consciente.

Tal y como hemos hablado en la entrada del embarazo como proceso vital, no podría ser de otra manera un embarazo sin consciencia. ¿Y a qué nos referimos con eso? La gran mayoría de mujeres viven con consciencia el periodo preconceptivo y conceptivo, con un deseo intenso y una búsqueda horientada hacia el embarazo. Tanto ellas como sus parejas se preparan psicològicamente y emocionalmente para recibir el positivo. Pero… una vez conseguido, y en el transcurso normal y sano de las semanas de embarazo, la intensidad y la consciencia de la llegada del bebé se ve difuminada por los preparativos, y el deseo de la mujer por complacer los mensajes de una sociedad dónde el género femenino sigue luchando por igualdad.

Es por eso que el embarazo en una etapa en la vida de la mujer de gran transcendencia, una puerta abierta hacia el interior. Las mujeres deberían tener el derecho de vivir su embarazo plenamente y conscientemente desde todos sus niveles (físico, emocional, psicológico y espiritual). Muchas mujeres no poseen o desconocen los recursos y/o herramientas para hacer ese viaje. Vivir un embarazo consciente implica conectar con tu “yo”, escucharlo, entenderlo e interpretarlo. Las necesidades físicas, emocionales y psicológicas durante el embarazo forman parte del viaje tan importante hacia el maternaje, si las obviamos por “obligaciones laborales”, el “qué diran o pensaran”, o “los deberismos”, estamos generando una mochila emocional nada positiva para esta etapa de vida, y con un impacto no sólo en nuestro interior, sinó en nuestro bebé.

La maternidad consciente es tratar de conocerse a sí misma, en esta circunstancia. Pero además de hacer este trabajo de introspección, otro importante foco de la vida consciente es la información para conocer las alternativas que existen y de esta forma tomar siempre decisiones informadas. En el embarazo, suceden muchos cambios, no sólo en el cuerpo de la embarazada sino en sus relaciones con los demás, y en su vida. Muchos de esos cambios serán objeto de la plena observación durante un embarazo consciente pero muchos otros serán producto de las decisiones informadas, como la alimentación durante el embarazo, las preferencias para el parto, el tipo de alimentación que quieres dar a tu bebé o, más adelante el tipo de crianza que más se ajusta a la familia. Estar informado de las situaciones que se pueden dar durante el embarazo (y la vida) te prepara para tomar decisiones de forma consciente y eso repercute con un impacto positivo tanto en la toma de decisiones, como en los juicios recibidos por terceras personas, comentarios y/o informaciones sobre la experiencia de maternar. La información y el autoconocimiento proporciona menor estrés durante la toma de esas decisiones y tranquilidad en la aplicación de ellas. Las experiencias que vives durante el embarazo, desde lo físico hasta lo mental, pueden influir en tu bebé.

Las creencias, sensaciones, emociones se graban en la conciencia del bebé uterino, y éstas los guiaran y condicionaran a su vez su forma de ser y cómo se relacionarán con el mundo. La manera cómo se desarrolla el bebé en el vientre materno determinará su vida. La psicología evolutiva, la psicología peri y prenatal, las ciencias físicas y biológicas, la neurociencia y la psiconeuroinmunoendocrinología han ido más allá y han descubierto que las emociones de la madre durante el embarazo también desempeñan un papel esencial.

El feto percibe las emociones maternas, proporcionándole un abanico de experiencias sensoriales necesarias para enfrentarse a la vida. Las emociones maternas son un gran regulador de la fisiología de su bebé. El embarazo consciente es entonces la actitud mental y la disposición emocional que una pareja, en particular la madre, necesita tener hacia su bebé en gestación para que este pueda desarrollarse óptimamente y de manera íntegra.

¿Cómo afectan las técnicas de embarazo consciente en el bebé?

Diversos estudios científicos concluyen que el estado psicológico de la madre influye en el feto, afectando significativamente la relación madre-bebé. Poner en práctica técnicas que se aplican para vivir un embarazo consciente pueden tener un impacto positivo en la relación materno-filial.

  • Reducir el estrés. El estrés y la ansiedad son emociones normales y necesarias en nuestro paquete regulador normal. Sin ellas no podríamos vivir ni afrontar las situaciones de nuestra vida. Pero cuando estas hormonas monopolizan y secuentran todas o casi todas las esferas de nuestro funcionamiento, pueden producir efectos colaterale invalidantes con efectos negativos devastadores. No todos los embarazos son iguales ni todas las embarazadas sienten lo mismo. Los niveles altos de estrés pueden influir negativamente en el feto. Si sufres ansiedad y/o más estrés de lo normal en cualquier momento del embarazo, no dejes de contactar con un profesional de la psicología perinatal.
  • Buscar seguridad. Fortalecer la filiación afectiva con sus hijos, meorar el vínculo materno-filial.
  • Escoger prácticas de cuidado y salud. Las prácticas de salud en el embarazo permiten el adecuado desarrollo del feto, así como disminuyen los factores de riesgo.
  • Reducir el estrés. Algo de estrés es normal, no todos los embarazos son iguales ni todas las embarazadas sienten lo mismo. Los niveles altos de estrés pueden influir negativamente en el feto o pueden derivar en depresión postparto. Si crees que estás más estresada de lo normal deberías consultar con un profesional.
  • Buscar seguridad. Diversos estudios demuestran también que mujeres con estilos de apego inseguros que dificultan su vinculación con el feto, no tienden a beneficiarse de intervenciones destinadas a fortalecer la filiación afectiva con sus hijos.
  • Escoger prácticas de cuidado y salud. Las prácticas de salud en el embarazo permiten el adecuado desarrollo del feto, así como disminuyen los factores de riesgo. Es recomendable estar activa y hacer deporte siempre que el ginecólogo lo permita.
  • Ser realista. Las madres se benefician de los grupos de apoyo madre a madre y de los grupos de lactancia, proporcionando a las madres y a las familias, una red de apoyo emocional, no sólo en el monitoreo de la lactancia materna, sinó en el desarrollo sano del postparto y de las emociones. Proporciona un grupo de ayuda altruista entre madres, y un espacio libre de juicios, dónde las madres pueden expresar sus emociones libremente y mostrarse tal y como se sienten. Un espacio de veracidad, dónde la información parte en primera persona sobre experiencias reales de madres reales sobre el embarazo y la crianza.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: