Ana

He querido encontrar una palabra que defina en lo que se ha convertido para mi esta gran tribu y es CAMINO. Porque el inicio de mi camino para convertirme en mamá, empezó con vosotras cuando aún estaba embarazada y podía expresar mis miedos, las dudas, la ilusión de lo que estaba por llegar… Al llegar Álvaro los inicios no fueron fáciles, pero ahí estabais vosotras, invirtiendo parte de vuestro tiempo personal para apoyarnos, escucharnos y ayudarme con muchísimo amor en las primeras tomas de contacto con el gran mundo de la lactancia. Casi nueve meses después sigo el camino sintiéndome respetada, valorada, empoderada, aconsejada y a la vez libre para tomar las decisiones que considero que me hacen sentir mejor y más feliz a mi y por lo tanto a Álvaro. Me habéis permitido descubrir facetas de mi como persona que desconocía, y eso ha sido gracias a vuestra entrega y confianza que habéis depositado en mi. En este camino he podido conocer a mujeres maravillosas, valientes, guerreras, de las que, de cada una de ellas, aprendo y me hacen ser mejor. Solo espero que este camino tarde mucho en llegar al final y que pueda seguir aprendiendo a ser mejor MAMÁ a vuestro lado. Alba, Ivette, Ruth gracias por tanto!